martes, 15 de mayo de 2012

¡No te rindas!

El racimo de uvas moscatel se veía delicioso, el sol era abrumante y la zorra, al pie de la parra, observaba los frutos gordos y los imaginaba jugosos y dulces deshaciéndose en su hocico, saboreándolos con gusto y deleite.
Había caminado por el valle en busca de alimento sin encontrar nada, revisó madrigueras y nidos, pero no tuvo suerte; el verano ese año estaba insoportable, todo mundo había migrado menos ella.
Después de dos días de caminata sin probar bocado, vaya que deseaba comerse esas uvas. Llegar hasta la parra fue para la zorra toda una bendición, un verdadero golpe de buena suerte. Y allí estaba alistándose a dar el salto para alcanzar el apetitoso racimo. 


Sus primeros tres intentos fueron en vano, pues no conseguía la altura necesaria. Intentó trepar pero tampoco alcanzó el racimo. Empezaba a cansarse y a sentirse frustrada. Buscó un buen rato un tronco que pudiera utilizar como un banco para ganar altura, pero no lo encontró. Así que regresó y brinco y brinco tantas veces como pudo para alcanzar las uvas... hasta que cayó la noche y la zorra, totalmente exhausta y orgulloso exclamó: "¡Bueno, en realidad no me gustan las uvas, y menos estas que están verdes, seguro que están muy ácidas!" Y se marchó con el pecho henchido creyendo que lo hacía repleta de dignidad.

Esta reelaboración de una de las más famosas fábulas de Esopo, nos sirve para ejemplificar una actitud que adoptamos en ciertas circunstancias erróneamente. Mentirnos cuando se fracasa y rendirnos ante la adversidad son dos taras que debemos aprender a superar.
No te rindas, si tu fin es noble, si es la meta que te propusiste, si luchaste por conseguirlo, no te rindas, encuentra nuevas maneras, otro camino, mayor fortaleza física o mental, pero no te rindas.
Cada intento fallido asúmelo como una manera nueva de entender por qué fallaste, cada vez que no alcances la meta no finjas que no la anhelabas, más bien sopesa con calma cuál es el valor del objetivo que perseguías y cómo puedes volver a intentarlo, así podrás tener mayores oportunidades de alcanzarla y sentirte realizado. ¡Tú puedes lograrlo, tú vas a lograrlo, con esfuerzo, perseverancia e inteligencia, vas a lograrlo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario